Descripción del proyecto

Neuralgia del Trigémino

¿Qué es la neuralgia del trigémino?

La neuralgia del trigémino (NT) es un dolor muy intenso, muy localizado, punzante, generalmente
unilateral, que se presenta en cara, dientes, boca, fosas nasales, senos paranasales, y parte
anterior del cuero cabelludo, por lo que su diagnóstico suele ser confundido con diversas
patologías.

Etapa inicial

En la etapa inicial, que dura de 3 a 7 años, se presenta en episodios breves (de 1 segundo a
pocos minutos de duración) y recurrentes. Puede presentarse de forma espontánea, por estimulación del nervio trigémino a través de ciertos puntos llamados “gatillo”, o por factores desencadenantes como masticar, hablar, lavarse la cara, sonreír, bostezar, o por algún estímulo frío en los dientes. En esta etapa, el enfermo encuentra alivio del dolor con los analgésicos simples o derivados morfínicos, neuromoduladores y antineuríticos, como los antconvulsivos y antidepresivos.

Etapa avanzada

Luego de esa etapa inicial, el dolor es aún más intenso y continuo; se torna insoportable para
el paciente y, si no se trata, puede llegar a causarle un severo trastorno emocional.

Causa más frecuente

La causa más frecuente consiste en la presencia de un vaso sanguíneo (vena o arteria) o tejido inflamatorio que comprime al nervio trigémino en su origen, se plantea una alternativa quirúrgica de mínima invasión, a través del procedimiento denominado “Descompresión Microvascular” (DMV).

Lo que ofrece Neurología Segura

En Neurología Segura ofrecemos una alternativa quirúrgica de mínima invasión, a través del procedimiento denominado “Descompresión Microvascular” (DMV), el cual consiste en liberar quirúrgicamente la compresión vascular bajo la visión de un microscopio, mientras se realiza un monitoreo cerebral, lo cual implica para el paciente una molestia mínima y una corta estancia hospitalaria. El paciente es anestesiado vía endovenosa, lo que minimiza el riesgo anestésico.

Experiencia de Neurología Segura

Con este tratamiento, en Neurología Segura hemos logrado una tasa éxito del 98%, luego de más de 300 pacientes atendidos con este procedimiento. Los pocos casos no exitosos son aquellos en los que, o bien la causa de la enfermedad es distinta a la compresión del nervio (un tumor, una infección, etc.), o conllevan una complicación adicional.

Descargar Tríptico
Ver vídeo