Consulta

Complete el siguiente formulario para agendar una consulta

En Neurología Segura tenemos claro que, si nos está leyendo, es porque usted (o su médico de cabecera) sospecha que su padecimiento podría ser una enfermedad neurológica, y para ello debe ser debidamente diagnosticada. Si usted está convencido(a) de que su padecimiento es el que sospecha, es necesario atenderlo.

El doctor Mauro Segura, es un Neurocirujano con una amplia experiencia y un prestigio reconocido a nivel internacional y es quien encabeza el equipo de profesionales de Neurología Segura.

Para hacer su cita considere al menos 48 horas de anticipación, por lo que, antes de ponerse en contacto con nosotros, tenga pensada la fecha en que le gustaría asistir, para que nosotros revisemos disponibilidad.

Llámanos a los teléfonos:

Consulta Virtual
Agendar Cita

Si usted vive en el extranjero o fuera de Morelia o de CDMX y desea ser atendido, contamos con la consulta vía internet.

Requerimientos

Equipo de cómputo (PC, Laptop o Tablet) y acceso a internet, etc.

Cuenta en plataformas online

La consulta puede ser a través de Zoom o Videollamada de Whatsapp.

Consulta Presencial
Agendar Cita

Si así lo prefiere, puede asistir a su consulta en cualquier de las siguientes localidades, en la ciudad de Morelia o CDMX.

CDMX
Hospital Ángeles Coapa Calz. Acoxpa 430 Consultorio PB 50, Ex- Hacienda Coap, Ciudad de México, CDMX
Morelia, Mich.

Hospital Ángeles Morelia
Av. Montaña Monarca 331-B607
Desarrollo Montaña Monarca
Morelia, Michoacán

Preguntas Frecuentes

Asegúrese de leer la siguiente información antes de entrar a tu Consulta:

La Neuralgia del trigémino o “la enfermedad del suicido” ha sido descrita como el dolor agudo más intenso que las personas pueden experimentar. Según la International Headache Society, la neuralgia del trigémino se define como «un trastorno caracterizado por un breve dolor unilateral recurrente similar a una descarga eléctrica, de inicio y finalización abruptos, limitado a la distribución de una o más divisiones del nervio trigémino y desencadenado por estímulos inocuos”.

La neuralgia del trigémino se considera una enfermedad rara, se estima que cada año afecta alrededor de 4 personas por cada 100 000, sin predilecciones raciales o geográficas. Puede aparecer un solo lado de la cara o en casos más raros ser bilateral. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres (3 mujeres por cada 1 o 2 hombres) y encima de los 50 años (90% de los casos), aunque puede iniciarse a cualquier edad. Existen indicios que ciertas alteraciones genéticas incrementan la probabilidad de desarrollar la enfermedad, sin embargo, esto sigue siendo tema de debate.

En la mayoría de los casos, un vaso sanguíneo (vena, arteria o ambas) se encuentra comprimiendo la raíz del nervio trigémino; las pulsaciones de los vasos ejercen una presión continua sobre el nervio, provocando que las fibras nerviosas pierdan su cubierta protectora de mielina en un proceso progresivo que puede durar años. Las neuronas dañadas se vuelven hiperexcitables, capaces de generar impulsos espontáneos y susceptibles a la excitación cruzada. Por consecuencia, el estímulo de una sola fibra sensorial puede provocar laactivación de muchas otras, amplificando la señal de dolor y prolongándola por más tiempo que la duración real del estímulo.

La neuralgia del trigémino puede clasificarse según su causa en tres tipos:

  • Clásica: cuando un vaso sanguíneo está comprimiendo a la raíz del nervio.
  • Idiopática: cuando no se logra identificar una causa aparente, incluso usando los métodos diagnósticos y tecnología más actuales.
  • Secundaria: cuando se demuestra una enfermedad subyacente que pueda afectar la raíz del nervio. Se pueden describir más de 40 causas donde destacan diferentes tipos de tumores, infecciones, malformaciones, traumatismos o esclerosis múltiple.

La neuralgia del trigémino clásica y la idiopática anteriormente eran conocidas como típica o atípica, respectivamente. Ambas pueden entrar en la categoría de neuralgia del trigémino primaria y según la presentación del dolor se pueden dividir en paroxística o paroxística con dolor continuo persistente. El término paroxístico se refiere a que los síntomas pueden aparecer y desaparecer de forma abrupta e imprevista.

El diagnóstico de neuralgia del trigémino clásica debe comprender al menos tres crisis de dolor con las siguientes características:

  1. Aparecer en un solo lado de la cara y únicamente sobre la distribución de una o más ramas del nervio trigémino.
  2. Dolor con al menos tres de las siguientes características:
    • (a) intensidad severa;
    • (b) el dolor aparece y desaparece súbitamente durando desde una fracción de segundo hasta no más de dos minutos;
    • (c) sensación similar a una descarga eléctrica o a un objeto afilado;
    • (d) el dolor puede ser provocado por estímulos inofensivos como hablar, masticar, tocarse la cara o incluso una simple brisa.

Para un diagnóstico certero de la neuralgia del trigémino, se debe descartar otros padecimientos como: esclerosis múltiple, herpes zóster, problemas dentales o temporomandibulares, migrañas, cefaleas, así como neuralgia occipital o glosofaríngea, entre otros. La resonancia magnética, es un estudio de imagen que se requiere para complementar el escrutinio clínico y etiológico de la enfermedad, esta debe incluir varias secuencias útiles para apoyar y diferenciar el diagnóstico de los tres tipos de neuralgia del trigémino, ayudar a descartar otras enfermedades, así como explorar opciones para el tratamiento quirúrgico.

Existen numerosos tratamientos farmacológicos y quirúrgicos para la neuralgia del trigémino. El fármaco de primera elección es la carbamazepina o su derivado oxcarbazepina, es un anticonvulsivo, antiepiléptico y antineurítico que disminuyen la descarga dolorosa provocada en el nervio. Los fármacos de segunda línea comprenden analgésicos narcóticos, anti-depresivos o ansiolíticos. Todos estos medicamentos pueden causar efectos adversos, por ello es importante que sean recetados y vigilados por un médico experto en el control del dolor, el cuál evaluará cada caso con la finalidad de determinar los medicamentos idóneos, su dosis y el control de los efectos secundarios. Los fármacos suelen ser efectivos inicialmente, sin embargo, el cuerpo puede generar tolerancia a largo plazo, dejando como la opción más efectiva a la cirugía de descompresión.

Existen dos tipos de procedimientos quirúrgicos para tratar la neuralgia del trigémino: los ablativos, (destrucción de la función sensorial del nervio) y los no ablativos (alivio de la presión sobre el nervio y preservación de su función normal). Los procedimientos ablativos incluyen técnicas como: la compresión con balón, la inyección de glicerol y la lesión térmica por radiofrecuencia, las cuales involucran una cánula o aguja que ingresa por la mejilla hasta el ganglio de Gasser o la raíz del nervio trigémino provocando una lesión controlada para detener las señales de dolor. Otra técnica ablativa es la radiocirugía estereotáctica, una forma de radioterapia que concentra energía de alta potencia, disminuyendo la transmisión de las señales de dolor. Al ser menos invasivas, estas técnicas se utilizan en pacientes que no son aptos para la cirugía desde el punto de vista médico. A pesar de demostrar alivio casi inmediato, presentan alto riesgo de pérdida sensorial, entumecimiento facial y en menos del 1% complicaciones mayores. La tasa de éxito después de varios años oscila de 24 a 71%.

La descompresión microvascular o microquirúrgica es el único procedimiento no destructivo que implica una apertura del cráneo menor de 2 cm detrás de la oreja. A través de un campo de visión microscópica, el cirujano identifica al nervio trigémino y la causa de la compresión. El nervio y los vasos sanguíneos se separan cuidadosamente y se mantienen alejados interponiendo una barrera de un material inerte. En caso de tumor, este se extirpa cuidadosamente de manera total o parcial evitando dañar otras estructuras. Aunque la descompresión microvascular está enfocada a pacientes con neuralgia del trigémino clásica, también ha demostrado ser eficaz en algunos casos deneuralgia del trigémino idiopática. Varios estudios indican que la eficacia de la descompresión microvascular es generalmente alta, ya que de 68 a 88% de los pacientes no sienten dolor durante varios años de seguimiento, así como una menor tasa de recurrencia en comparación con los demás procedimientos. Sin embargo, existen riesgos mayores asociados a la cirugía que ocurren en menos del 0.6% de los casos, estos incluyen: accidente cerebrovascular, meningitis y muerte. Complicaciones menos graves como pérdida transitoria de la audición, parálisis de los pares craneales, hemorragia, disminución de la sensibilidad y fuga de líquido cefalorraquídeo ocurren en menos del 4% de las cirugías.

Todas las opciones terapéuticas presentan riesgos y beneficios, así como diferentes índices de éxito. El procedimiento más apropiado para cada situación depende de la causa de la neuralgia, así como de las condiciones físicas, económicas y mentales del paciente.

La consulta virtual tiene un costo de 65 USD o su equivalente en MXN.

Compañías aseguradoras con las que trabajamos en
Neurología Segura

Trabajamos con todas las compañías de seguros para su tranquilidad
¿Necesitas ayuda? Abrir Whatsapp